Como país de camping, Dinamarca ocupa en Europa un puesto destacado. Los campings daneses son extraordinariamente numerosos y, en su mayoría, de gran nivel. Dado que ningún lugar del país se encuentra a una distancia superior a 50 kilómetros del agua (mar o lago), ésta juega un gran papel en la planificación de las vacaciones. Junto a las numerosas islas, los amantes del camping se sienten atraídos especialmente por la península de Jutlandia, a lo largo de la costa del mar del Norte, con enormes e infinitas playas de arena, ya sea en Jutlandia occidental, a la que se llega rápidamente, por ejemplo Hvidbjerg Strand Feriepark en Blåvand, o Jutlandia septentrional, en Jammerbucht, en Jambo Feriepark. Dinamarca es especialmente amante de los niños, por lo que acuden muchas familias. Sin embargo, la generación más madura de campistas también descubre el país. Numerosas casas señoriales, antiguas ciudades, arqueología vikinga y, no por último, el destino cultural de Copenhague, convierten al país del camping asimismo en el país del viaje.